¿Alguna vez te has preguntado cómo se cose una cremallera a máquina?

Algo tan simple puede darnos mucha guerra... pero no te preocupes, estamos aquí para hacerte la vida más fácil.

Las cremalleras son una de las herramientas más útiles y comunes dentro del mundo de la costura.

Hoy aprenderemos cómo incorporar una cremallera visible a un tejido; sea un cojín, vestido, blusa, estuche o cualquier creación que tengas en mente. 

Te diremos un secreto a voces: Existen prensatelas especiales para coser cremalleras a máquina. Son muy económicos y te garantizamos que es una inversión de la que no te arrepentirás.

Sea cual sea tu proyecto, los pasos son los mismos. Evidentemente adaptando nuestra manera de trabajar a la creación que tengas entre manos. 

El primer paso será elegir la cremallera. Aunque parece fácil, suele costar decidir el color que más combine con tu idea.

Seguiremos por colocar la cremallera en el lugar en el que va a ir cosida. Debemos tener en cuenta el espacio que necesitamos para las costuras. Lógicamente, esta distancia cambiará en función de tu proyecto.

Pon la cremallera como creas que va, dejándote llevar por tu intuición. El cursor de la cremallera y el lado "bonito" de la tela deben estar del mismo lado. 

Sujeta la cremallera en la tela con alfileres y realiza todas las comprobaciones necesarias antes de empezar a coser. Los alfileres deben colocarse en perpendicular a los dientes de la cremallera; de esta forma no será necesario ir sacando los alfileres mientras cosemos y no correremos el riesgo de partir alguno.

Empezamos a coser!! 

Pegamos los dientes de la cremallera al prensatelas y cosemos a lo largo de toda la cremallera. Recuerda hacer una puntada de refuerzo hacia atrás cada vez que finalices un tramo de costura. 

Doblamos la tela y aplicamos un corte en la doblez de la tela (si fuera necesario). 

Cosemos el otro lado de la cremallera y... ¡¡VOILA!!

Ahora tan solo te queda practicar.